A propósito de la internacionalización...

08.01.2019

Hoy nos vamos a extender un poco más de lo normal, asumiendo que os pueda asustar la extensión de esta entrada. Pero es que el tema lo merece. Y es que hoy en día aprender un idioma, y en concreto el alemán, no tiene más que beneficios, y más siendo músico. Así que adelantándonos un poco a lo que vais a poder escuchar en la charla anunciada en el cartel que acompaña nuestras reflexiones, vamos a intentar explicar por qué esto es así y por qué, al contrario de lo que dicen, no es tan difícil ni imposible aprender el alemán. En realidad pensábamos empezar este pequeño texto con esta frase: ¿Qué hubiera sido de la música si no hubiera existido Bach, Beethoven, Brahms?

Es una de estas preguntas retóricas bastante habituales en el mundo de la música, pero en realidad las tres famosas "B's" (como se les conoce no solo entre los músicos) son sólo la punta del iceberg. Schumann, Mozart, Wagner, Strauss, Händel, Mendelssohn, Orff.... Hay una interminable lista de compositores de renombre de origen alemán desde el siglo XVII. Ellos han sido clave en la tradición musical en Alemania y en el desarrollo de la música a nivel internacional. Sin duda, tanto Alemania como Austria y Suiza son países en los que tanto la formación musical como la profesión de músico gozan de gran prestigio y donde la música no solo juega un papel importante en la educación, sino también de la vida cotidiana. No es nada raro ver que profesores y alumnos toquen juntos en una orquesta escolar, en fiestas de fin de curso, ni tampoco que los vecinos de un barrio se unan para cantar en una coral. Los domingos en la iglesia los fieles sacan su librito de salmos y todo el mundo canta. Durante la misa del día de Navidad se suele ofrecer una pequeña función por los niños de catequesis en la que nunca faltan instrumentistas y niños cantando.

Este ambiente musical se refleja también en números: Según las estadísticas, existen 80 salas de concierto, 130 orquestas sinfónicas, 7 millones de músicos aficionados, 2.3 millones de cantantes, 1.8 millones de instrumentistas, 24 Musikhochschulen (Escuelas Superiores de Música) y 50 festivales de música en todo el año. Por tanto, y gracias a su extraordinaria diversidad y legado, Alemania es considerada un "país musical", y esto no sólo se refleja en su historia, sino también en los esfuerzos de las instituciones educativas y culturales por preservar ese título. Además de ser el hogar de numerosos compositores, Alemania es el quinto mayor mercado de la música a nivel mundial, y ha sido una fuerte influencia para géneros musicales como el rock y la música electrónica. Ahora bien, ¿eso significa que como músico deberíamos aprender alemán obligatoriamente? Bueno, sin duda depende de las aspiraciones de cada uno, pero nuestra pregunta sería: ¿Y por qué no aprenderlo? 

Es fácil imaginarse el principal motivo que a cualquiera se le viene a la cabeza sobre las reticencias a aprender alemán. El alemán tiene fama de muy difícil, que hace falta años para aprenderlo y que de todos modos, si alguna vez uno está en Alemania, con el inglés puede apañárselas sin problemas ¿Tenemos razón o no? Bueno, es cierto que el inglés es el idioma universal hoy en día y no se puede negar que a nivel gramatical es más fácil que el alemán. Para sobrevivir en Alemania, sin duda bastaría, ya que la mayoría de los alemanes hablan al menos algo de inglés. Pero la cuestión es cuando uno llega al punto en que quiere, o necesita, algo más que sobrevivir.

A menudo no se tiene en cuenta que el alemán, en realidad, tiene muchos aspectos más sencillos que el inglés, sobre todo a nivel de fonética y pronunciación. Por otra parte, las similitudes entre las dos lenguas nos ayudan indudablemente en la adquisición del alemán. Además, la mayoría de nosotros ya ha aprendido un primer idioma extranjero, y es un hecho científicamente comprobado que el proceso de aprendizaje del segundo o tercer idioma extranjero se beneficia de los anteriormente aprendidos, por lo que resulta mucho más fácil y rápido.


Pero hay otros motivos de peso para no perder la oportunidad de aprender el alemán. Solo os vamos a nombrar unos cuantos.
Primero:
Con el alemán no solo aprendemos un idioma importantísimo en el ámbito de la música sino en muchísimos otros. No es casualidad de que se hable de Alemania como el país de los poetas y los pensadores. La lista de músicos, escritores, poetas, filósofos y científicos es innumerable y con ello también la lista de inventos y logros científicos a lo largo de la historia. Por tanto, el alemán nos da acceso a una riquísima cultura y tradición en todos los ámbitos artísticos y científicos.
Segundo:
El alemán es el segundo idioma más hablado dentro de la comunidad Europea y se habla no solamente en Alemania, Austria y Suiza sino también en Luxemburgo y en las zonas fronterizas de los países que la rodean.
Tercero: 
Alemania es un país que apuesta por la educación y la formación, y esto lo convierte en un país muy generoso en ese aspecto, lo cual se refleja en una cantidad enorme de becas y ayudas al estudio, incluso para extranjeros.
Cuarto:
La educación es gratuita, incluso la formación universitaria de los grados, y los masters tienen un precio muy inferior a los de España. Pero, por supuesto, para poder acceder a cualquier máster en una universidad alemana, normalmente hay que estar en posesión de un nivel B2 o incluso a veces C1 de este idioma.
Más fácil es el acceso a la Universidad a través de una beca de estudios de Erasmus, ya que en estos casos el nivel requerido es menor, (oscila entre el A2 y el B1) pero aun así, hace falta tener un certificado oficial de este nivel. 

Hablemos del caso concreto de los músicos: No son pocos los estudiantes de música que, al finalizar su grado universitario, se plantean realizar un master en una universidad alemana o incluso se deciden a irse a trabajar a este país. Nos constan casos de instrumentistas que aprobaron la prueba de acceso de la Universidad de su elección, pero finalmente se quedaron sin coger la plaza por falta de conocimientos de alemán. En el caso de los estudiantes erasmus, hay que decir que se exige menos nivel, pero la competencia es cada vez mayor y también existen casos de estudiantes sin plaza por no poder acreditar un nivel mínimo de alemán. 
Lo cierto es que en España, en concreto en Murcia, la situación del alemán en las escuelas e institutos es de todo menos satisfactoria. Desgraciadamente, un derecho tan básico como el de garantizar a los alumnos poder elegir su segundo idioma extranjero, no se cumple satisfactoriamente, ya que en la mayoría de los colegios e institutos no se ofrece el alemán como alternativa. Es decir, se les quita a los alumnos la posibilidad de elegir entre el francés y el alemán y con ello la igualdad de oportunidades en comparación con otros países e incluso comunidades autónomas. Esto no debería ser un motivo para que un estudiante de música se desanime y tenga la impresión de que aprender el alemán no es posible. 
Os acabamos de ofrecer un pequeño avance de lo que va nuestra charla del día 14 de enero, en la que el coordinador de alemán del Servicio de Idiomas de la Universidad, Evaristo Martínez Belchí, y el responsable de los exámenes del Instituto Goethe, Dr. Carlos Hernández Lara os hablarán sobre los motivos y las posibilidades de aprendizaje y las oportunidades profesionales que se abren al aprender y conseguir certificaciones internacionales en este idioma. 
Pero además, y coincidiendo con que a nuestro Conservatorio se le ha concedido recientemente un intercambio Erasmus con el Musikgymnasium de Weimar, como uno de varios centros en diferentes países, hemos invitado al estudiante de Trompa del Conservatorio Superior, Raúl López Martínez, que estuvo durante el curso pasado con una beca Erasmus en la Musikhochschule de Weimar, y quién os hablará de esta experiencia. Esperamos que tanto los conocimiento de nuestros expertos como la experiencia de un caso concreto contado en directo os puedan ser de ayuda y servir de orientación para futuras decisiones.