A nuestras protestas contra los eventos musicales en el recinto del Cuartel se les asigna intencionalidad política.

10.11.2018

El Concejal de Promoción Económica, Cultura y Programas Europeos, Jesús Pacheco, respondió ayer a un artículo de prensa del periódico La Verdad en el que se denuncia la situación sufrida por el Conservatorio por los conciertos y eventos que se celebran a lo largo del año en el recinto del Cuartel de Artillería y que hacen prácticamente imposible el normal desarrollo de las clases. Para nuestra gran sorpresa, según el concejal, las protestas vienen de "un grupo reducido que actúa con intencionalidad política".

En dicho artículo de prensa se hace referencia a la carta de protesta que mandamos desde la directiva del AMPA al concejal el pasado lunes, 5 de noviembre. En ella argumentamos, como podéis leer, de forma respetuosa, los motivos por los que es imprescindible que se adopten las medidas necesarias con el fin de que la celebración de cualquier evento en el recinto en cuestión deje de afectar a los alumnos del Conservatorio de Música, y que garantice a estos alumnos su derecho a la formación así como su derecho a la seguridad.

Esta misma semana, pocos días tras el registro del mencionado escrito, se volvió a repetir una situación parecida a la vivida el viernes, 26 de octubre, en el que las alteraciones causadas por el concierto de Melendi llegaron a tal extremo que se tuvieron que suspender las clases. Aunque esta vez no se suspendieron las clases, el desarrollo de las clases se ha visto afectado por los ruidos y las vibraciones de las pruebas acústicas de la mañana y de los conciertos por la tarde a partir de las 17:30.

La repetición de esta situación llevó a los alumnos a contactar por medio de su representante con la Junta del AMPA para que colaborara en hacer pública la protesta de alumnos, profesores y madres y padres a través de la prensa local que fue invitada además la misma mañana por los representantes de alumnos al centro para poder comprobar in situ y en directo las molestias que provocan estos eventos y también sus preparativos los días previos.

Nos sorprende leer que de una protesta por parte de un colectivo de un centro educativo y de una asociación de Madres y Padres de Alumnos se pueda deducir, en palabras del concejal, una intención política, pues se trata de un colectivo sin orientación política ninguna. En el caso del AMPA, el único objetivo que persigue es el de la defensa de los derechos de sus hijos.

Estima el señor concejal que la situación no haya sido insostenible. Quizás sea porque ni siquiera ha estado presente en el edificio en los momentos de más contaminación acústica. No se ha podido percatar de las vibraciones que se produjeron y que se notaron hasta en el acto de adjudicación de vacantes en la última planta del edificio. Quizás no es consciente del esfuerzo que supone dirigir una orquesta, del nivel de concentración que necesitan tanto los músicos como su director, que estuvieron dando clase en la sala de orquesta de 18:30 a 20:30 mientras fuera se celebraba dicho concierto con unos decibelios muy por encima de lo que está permitido en un barrio como este.

Y quizás conviene también recordarle al señor concejal -al mando de la Concejalía de Promoción Económica, CULTURA y de Programas Europeos- que los conservatorios son de los mayores impulsores de la CULTURA y como tal se merecen todo el apoyo necesario para poder llevar a cabo su gran labor en la sociedad. Y la base de este apoyo debe ser el respeto mutuo, que es uno de los pilares básicos de una sociedad avanzada.